ESTUDIOS DE GESTIÓN DE RESIDUOS PARA OBRAS DE CONSTRUCCIÓN DE NUEVA PLANTA, REHABILITACIÓN Y DEMOLIC


Un Estudio de Gestión de Residuos de Construcción y Demolición [EGR] es un documento que, bajo la responsabilidad del promotor, es normalmente redactado por la Dirección Facultativa [DF] y en él se establecen los objetivos en materia de Residuos de Construcción y Demolición [RCD] que el contratista deberá cumplir en la obra. El contratista a su vez, deberá redactar el Plan de Gestión de Residuos de Construcción y Demolición [PGR], dónde desarrollará la forma como conseguirá cumplir con los objetivos marcados en el EGR.

Para aquellos que ya sean conocedores de la ley 31/1995 de Prevención de Riesgos, la forma como se ha abordado la ley es muy parecida.

El Real Decreto 105/2008. Esta normativa marca la realización porparte del promotor de un EGR y de un PGR por parte del contratista/poseedor.

Existen diversas leyes que afectan el desarrollo del presente Manual. En los ANEXOS I, II y III se describen los principales aspectos de estas leyes. De todas ellas, las dos que se describen a continuación son la base de la redacción del EGR.

El Real Decreto 105/2008

Aunque el sector de la construcción ha disminuido notablemente su actividad respecto a años anteriores, el impacto ambiental de los RCD que genera sigue siendo importante debido a un tratamiento insatisfactorio de estos residuos.

El objetivo de este Real Decreto es conseguir un desarrollo más sostenible de la actividad constructiva.

Establece claramente los conceptos de productor de RCD, que define como el titular del bien inmueble en quien reside la decisión de construir o demoler (más comúnmente: el promotor), y del poseedor de los RCD, que corresponde a quien ejecuta la obra y tiene el control físico de los que se generan en la misma (el constructor o contratista).

Entre las obligaciones que se imponen al productor destaca la inclusión en el proyecto de obra de un EGR el cual da origen a este Manual. El RD 105/2008 establece qué información mínima debe incorporar el EGR

El poseedor estará obligado a la presentación a la propiedad de la obra de un PGR en el que se concrete cómo se aplicará el estudio de gestión del proyecto, así como a sufragar su coste y facilitar al productor la documentación acreditativa de la correcta gestión de tales residuos. A partir de ciertos umbrales definidos claramente en este Real Decreto, se exige la separación obligatoria en origen de diferentes fracciones de RCD para facilitar su valorización posterior

Como respuesta al régimen de control de la producción, posesión y gestión de los RCD se contempla la posibilidad del establecimiento de un mecanismo de control ligado a la obtención de la licencia de obras que obligue al productor a constituir una fianza que le comprometa a cumplir con los requisitos de este Real Decreto.

El RD 105/2008 también establece las condiciones generales que deberán cumplir los Gestores de RCD [GdRs] así como las exigibles para su valorización. Se prohíbe el depósito de los RCD sin tratamiento previo y demanda el establecimiento de tarifas que desincentiven el depósito en vertedero de residuos potencialmente valorizables.

Como ya hemos visto, según indica el Artículo 4º del RD 105/2008, el EGR es un documento que debe redactar el promotor y que debe incorporarse como anejo a todos los proyectos de ejecución de obras, mientras que el Plan de Gestión de RCD es un documento que debe redactar el contratista y que también debe formar parte de la documentación de la obra.

Estructura del EGR y del PGR

El EGR es la base a partir del cual se redacta un Plan de Gestión de Residuos. El EGR establece las pautas y los objetivos en materia de gestión de los RCD que se generarán en la obra y el PGR detalla de qué forma se conseguirán dichos objetivos.

El promotor está obligado por ley a incluir en el EGR los siguientes capítulos:

1. Estimación de los RCD que se van a generar 2. Medidas de prevención para minimizar los RCD que se puedan generar 3. Operaciones de Reutilización, Valorización o Eliminación, en las que se concreta el destino final de los RCD generados 4. Medidas para la separación obligatoria en origen de los RCD para facilitar su valorización 5. Planos con las instalaciones para la gestión de RCD 6. Prescripciones técnicas 7. Partida Presupuestaria para poder implantar el PGR de forma efectiva

El PGR debe detallar cómo llevará a cabo lo establecido en el EGR y, por lo tanto, deberá incluir por lo menos 4 capítulos, correspondientes a los puntos del 2 al 5 listados en el punto anterior, y en los que se debe detallar de qué forma conseguirá implantar las medidas establecidas en el EGR.

Por lo tanto, los capítulos que se deberán incluir en la redacción del PGR son los siguientes:

1. Medidas de prevención para minimizar los RCD que se puedan generar 2. Operaciones de Reutilización, Valorización o Eliminación, en las que se concreta el destino final de los RCD generados 3. Medidas para la separación obligatoria en origen de los RCD para facilitar su valorización 4. Planos con las instalaciones para la gestión de RCD

Anexos que debe incluir el EGR

A lo largo del presente Manual se va describiendo una serie de documentos e información de soporte que deberá formar parte del EGR que se redacte. A título de referencia, los anexos que debería incluir el EGR serían, como mínimo, los siguientes:

1. Hoja de Definición de Objetivos. Una para cada objetivo establecido. (ANEXO IX)

2. Acta de Aprobación de Presupuesto de Gestión de RCD. Debidamente rellenada y pendiente solamente de completarla con los porcentajes de objetivo que se consigan a final de obra, para poder calcular la partida presupuestaria que finalmente se autoriza. (ANEXO X)

3. Hoja de Inspección y Check List de Objetivos. Debidamente preparados para iniciar las inspecciones en obra. Mientras que la Hoja de Inspección será el documento que se irá rellenando a lo largo de la obra, el Check List de Objetivos es simplemente un listado de las cosas que hay que revisar a la hora de rellenar la Hoja de Inspección (ver punto 0).

4. Anexos asociados a las Prescripciones Técnicas. Toda aquella documentación técnica necesaria,asociada a las Prescripciones Técnicas que la propiedad finalmente haya decidido incluir en el EGR. Se recomienda incluir el ANEXO VII sobre etiquetado de RCD peligrosos.

5. Acta de aprobación del PGR. El EGR puede incluir estos documentos, que pueden ser también facilitados por el PGR. (ANEXOS IV & V).

Anexos que debe incluir el PGR

A su vez, como parte del trabajo de validación y aprobación del PGR, el CMA debe asegurarse de que dicho documento llevará adjunta la siguiente documentación:

1. Certificados de los laboratorios que realicen las evaluaciones de calidad de los RCD que se vayan a reutilizar en la obra, si es el caso.

2. Hoja de Normas del PGR en la que se informe de las normas básicas que se implantarán en la obra para garantizar la SOO.

3. Formato de los carteles que se vayan a utilizar en el Punto Verde y el Punto de Peligrosos.

4. Copia de los Informes de Seguimiento y Actas de Reunión que se generen a lo largo de la obra, en relación a la gestión de RCD.

5. Plan de Gestión de RCD que contengan amianto (en caso de que lo haya en la obra), facilitado por la empresa subcontratada a tal efecto.

Alcance y objetivos del EGR

Un EGR pretende aportar un enfoque medioambiental práctico al proyecto de obra, haciendo que tanto el promotor como el constructor deban plantearse criterios de reducción, reutilización y reciclaje con respecto a los RCD que generará dicho proyecto.

Además, la puesta en práctica del PGR en obra (basado en el EGR) implicará la formación e información del todo el personal implicado en él, sin olvidar que uno de los objetivos finales es que represente también un ahorro económico tanto para el promotor como para el contratista.

Podríamos decir que la redacción de un EGR induce a un comportamiento sostenible en el sector de la construcción ya que:

- Vela por el respeto ambiental - Podemos entender la formación e información del personal como un progreso social - Contempla la viabilidad económica de los objetivos planteados

Puntos débiles del EGR

Entendemos como “puntos débiles” de un EGR aquellos aspectos que pueden hacer que el PGR resultante sea poco ambicioso e, incluso, que no se ejecute una implantación rigurosa en obra. Básicamente se pueden dar dos situaciones que nos lleven a esa situación

1. Compromiso por parte de la propiedad.

Sin un interés real por parte de la propiedad para que se cumplan los objetivos de gestión de RCD que reduzcan el impacto ambiental de los mismos, difícilmente el EGR podrá tener un efecto real en la obra.

2. Objetivos poco realistas

A la hora de establecer qué objetivos debe cumplir el contratista, es fundamental que éstos sean alcanzables. Unos objetivos que requieran un esfuerzo no justificable, difícilmente serán asumidos por el contratista y asumirá directamente la posible pérdida económica derivada de la no consecución de dichos objetivos.

3. Partida presupuestaria insuficiente

Es fundamental que el EGR tenga dimensionada una partida presupuestaria realista, que considere todos los costes necesarios en los que deberá incurrir el contratista, tanto en tratamiento de RCD como en separación obligatoria en origen.

De no ser así, todo el peso de la responsabilidad ambiental de la gestión de los RCD recae entonces en el contratista, que parte de una situación poco ventajosa a la hora de diseñar en implantar el PGR y que, finalmente, va en detrimento de los objetivos planteados en el EGR.

Procedimiento básico para la redacción del EGR

Antes de iniciar la redacción de un EGR, debemos disponer de la siguiente información:

1. Proyecto de la obra con el estado de mediciones, planos de ubicación y planificación preliminar.

2. Herramienta para la estimación de RCD

3. Redactar la introducción del EGR, con todas las referencias formales y legales, en tanto que se trata de un documento anexo al Proyecto de la obra.

4. Realizar la estimación de los RCD que se generarán en la obra.

5. Redactar el capítulo de Estimación de RCD y tipos de RCD a separar

6. En función del tipo de obra y del nivel de exigencia que se quiera establecer en materia de gestión de RCD, esbozar los objetivos de prevención que se quieran plantear en el EGR en base a los ejemplos presentados en el EGR u otros objetivos a medida.

7. Para cada objetivo seguir el Procedimiento de Definición de un Objetivo.

8. Rellenar la Plantilla de Definición de Objetivo para cada objetivo en base a la información desarrollada en los puntos anteriores.

9. Redactar el capítulo de Medidas de Prevención.

10. En base a la estimación de RCD, decidir qué RCD deberán separarse obligatoriamente en origen.

11. En base a las características de la obra, estudiar la posibilidad de realizar valorizaciones in situ de RCD o materiales resultantes de posibles fases de desconstrucción.

12. En el caso de que se considere necesario fijar un objetivo de valorización in situ, seguir el Procedimiento de Definición de un Objetivo.

13. Redactar el capítulo de Operaciones de Reutilización, Valorización o Eliminación.

14. En función del tipo de obra y del nivel de exigencia que se quiera establecer en materia de gestión de RCD, esbozar los objetivos de SOO que se quieran plantear en el EGR en base a los ejemplos presentados en el EGR u otros objetivos a medida e intentando que cumplan con los requisitos SMART.

15. Para cada objetivo seguir el Procedimiento de Definición de un Objetivo

16. Rellenar la Plantilla de Definición de Objetivo para cada objetivo en base a la información desarrollada en los puntos anteriores

17. Redactar el capítulo de Medidas para la SOO.

18. Contabilizar los medios necesarios para cumplir con los objetivos del EGR

19. Considerar operaciones de valorización in situ

20. Sobre plano y en base a la información anterior y la logística prevista en obra, diseñar una propuesta preliminar de la ubicación y las rutas de evacuación de los RCD y puntos de acopio.

21. En base a los objetivos establecidos en los capítulos anteriores del EGR que estamos redactando y tomando como referencia las prescripciones técnicas del Manual, elegir aquellas que sean más adecuadas para el EGR en cuestión.

22. Cálculo de la partida necesaria para la Supervisión y Control de la SOO

23. Cálculo de la partida necesaria para disponer de los medios físicos necesarios para la SOO.

24. Cálculo de la partida necesaria para el transporte y gestión de los RCD

25. Cálculo de la partida necesaria para la posible valorización in situ de los RCD

26. Revisar todos los objetivos que se han diseñado y evaluación de su idoneidad y relevancia. Asignación de un peso en % a cada objetivo.

27. Establecer qué cantidad de la partida presupuestaria estará sujeta a la consecución de los objetivos del EGR.

28. Rellenar el Acta de Aprobación de Presupuesto en función de lo establecido en los dos puntos anteriores.

29. Preparar la Hoja de Inspección y el Check List de Objetivos

30. Adjuntar toda la documentación necesaria al EGR

Entradas destacadas
Entradas recientes